Cannabis y dóping

Los efectos inducidos por el cannabis no sólo dependen de la dosis, sino también del modo y la duración del efecto. Los más buscados por los usuarios se relacionan con la ocurrencia común de vivir un fuerte sentido de euforia y alegría, seguido de una sensación de confort, relajación y somnolencia.

Los mismos atletas al consumir cannabis en su mayoría con fines recreativos y no esenciales, algunas veces toman ventaja de estas propiedades ansiolíticas para mejorar el rendimiento atlético. De hecho, el efecto ergo génico de esta droga nunca ha sido probado. En este sentido, la única evidencia en contrario (efecto ergolitico) es que el consumo de cannabis se asocia con una disminución de la concentración, las habilidades psicomotoras y el nivel de prestación a cabo.

Renaud y Cormier han demostrado que fumar marihuana reduce el máximo rendimiento en los ejercicios. En este estudio de 12 adultos sanos, los ciclistas se sometieron a una prueba de bicicleta y su tolerancia al ejercicio se redujo de 16 a 15 minutos, después de haber fumado marihuana.

El cannabis reduce el nivel de prestación en aquellos deportes que requieren un alto nivel de alerta en los reflejos y la rápida concentración, como es el caso del motociclismo, el automovilismo o el tenis.

El efecto es mayor para el consumidor medio, pues ellos están más expuestos a la falta de concentración, a la motivación y al interés para el deporte. Existe, entre otras cosas, una reducción de los niveles circulantes de testosterona, problemas respiratorios y mayor susceptibilidad a las infecciones.

Por lo tanto, el cannabis puede tener un efecto positivo sólo para aquellos atletas que deseen relajarse, especialmente los ansiosos, refugiándose de las presiones relacionadas con su función social. Para un jugador de fútbol muy nervioso antes de un partido puede ser importante, por ejemplo, mejorar la sensación con los demás miembros del equipo y reducir así el estado de ansiedad.

De acuerdo con las normas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el límite en el consumo fue introducido para distinguir a los consumidores activos y pasivos. Algunos estudios han demostrado que, tras el consumo ocasional de una sola dosis de cannabis, el ” deportista sigue siendo positivo en el control de dopaje, por cuatro o cinco días, dependiendo de su masa corporal . Para los usuarios regulares el período de los controles positivos se extendería incluso hasta 2 semanas o más.

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s