La crisis histórica de los coffee shop en Holanda

Durante 35 años Holanda estuvo considerada la Meca de los usuarios, los activistas y estudiosos de la marihuana. Pero hoy la situación ha cambiado, en tanto el gobierno conservador viene estableciendo distintas barreras legales para combatir los famosos coffee shops. Tratan de imponer mediante un nuevo proyecto la prohibición de acceso de los turistas a estos lugares. De hecho el país ofrecía 1440 de estas tiendas, en las que se vendía cannabis y hachís, y hoy si apenas llegan a 650 casas, mientras decae la actividad semana a semana.

“Hoy es un día pésimo para visitar Amsterdan”, confía jason den Enting, gerente de la red de coffee shops Dampkring. Aunque él se refería a las hordas de simpatizantes del club de fútbol Ajax, que habían ganado las calles de la ciudad, también aprovechaba para resumir la situación. En el Dampkring y otros coffee shops de la ciudad, el alcohol y el tabaco están prohibidos, pero en compensación los clientes de estas casas pueden escoger entre decenas de variedades de marihuana de diversos tipos y orígenes, por precios que van de 4 a 13 euros el gramo.

Holanda ha sido la meca para miles de personas de todo el planeta que peregrinaban hasta allí para consumir la hierba sin preocuparse de la policía o bien para entender el avanzado modelo del negocio, en el cual la compra y consumo son tolerados en los coffe shops aunque ambas cosas no estuvieran legalizadas. Pero todo ha cambiado. Y el mundo ahora posa su mirada sobre lo que sucede en California y otros estados de EE.UU., donde el plantío y la venta de marihuana con fines medicinales han sido debidamente reglamentados. Es por esto que los coffe shops holandeses enfrentan una crisis histórica.

El pasado 27 de mayo, el gobierno de Holanda anunció un proyecto polémico: la prohibición a los turistas de acceder a los coffe shops. La medida podría llevar al cierre de decenas de estos negocios, ya que los extranjeros representan más de la mitad de los clientes. La idea del gobierno es transformarlos en clubes cerrados, apenas para holandeses que se registren previamente, con el objetivo de reducir el turismo de drogas. Para las autoridades, la medida debe implementarse hacia fines de este año en las provincias Limburg, Noord Brabant y Zeeland, y para el 2012 extenderse al resto del país.

El vocero de Bond van Cannabis Detaillisten, el mayor sindicato de coffee shops de Holanda, Michael Veling, intenta evitar el alarmismo. “La prensa exagera. Por ahora es solo um proyecto. Creo que no avanzará”, afirma. “Nadie sabe cómo ellos pretenden colocar esta idea en práctica. Clubes privados no pueden ser inspeccionados por el gobierno. No va a suceder”, resume. Pero Veling sabe que el gobierno conservador intentará inventar nuevas maneras para limitar el negocio de los coffee shops.

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s