¿Por qué usar nutrientes orgánicos y no químicos?

La primera razón para utilizar nutrientes orgánicos, en reemplazo de los químicos tradicionales, es porque la posibilidad de quemar las plantas (por súper fertilización, causando problemas o muerte) es casi cero. Al alimentarlas con sustancias orgánicas, las plantas sólo absorberán lo que ellas necesitan, dejando el resto en el suelo.

Adicionalmente los fertilizantes orgánicos son utilizados lentamente por microorganismos del suelo, lo que asegura un suplemento constante para las plantas. En cambio, los fertilizantes químicos son altamente solubles y generalmente encontrados con una mayor concentración que los orgánicos. Luego de aplicados en el suelo, ellos son rápidamente absorbidos por las raíces. Y por su alta concentración esa acción rápida causará un dosaje tóxico de nutrientes, si fuera usado en exceso, llevando a la planta a presentar problemas e incluso su muerte.

No es menos cierto que los químicos dejan residuos salinos en el suelo. Si la planta no fuera enjuagada periódicamente (cada 1 o 2 meses), esas sales pueden acumularse hasta alcanzar niveles peligrosos para ella. Otra particularidad es que si el suelo, en ese caso, no fuera también enjuagado poco antes de la cosecha, el gusto de la hierba será afectado negativamente. Finalmente, los fertilizantes químicos tienen un efecto devastador en los microorganismos del suelo, incluyendo a las lombrices en la tierra.

 

Además de las cuestiones químicas hay poco para cuestionar acerca del beneficio de utilizar sustancias orgánicas para el medio ambiente, aún plantando en las estufas domésticas. Fertilizantes como la harina de huesos, escamas de pescados, estiércol, humus, son renovables. El petróleo, de donde provienen los químicos sintéticos, todo lo contrario.

Para el que planta al aire libre, la opción del tipo de fertilizante guarda un efecto aún más profundo. La llave del éxito de un plantío bien cuidado es la salud del suelo. Y los químicos tienen un efecto adverso en la vida del suelo, disminuyendo la biodiversidad y la fuerza del suelo. Y por ser mucho más solubles que los orgánicos son frecuentemente dispersos por el agua de lluvia o el exceso de riego. Es que además de ser peligrosos para las plantas causan potenciales problemas de polución. Ya se han visto las algas tóxicas en lagos y lagunas, asociadas a los químicos que desagotan allí, afectando las napas freáticas. La única ventaja que ellos ofrecen es la comodidad, a la que se debe vencer para tornar un planeta más sustentable con mejor calidad de vida.

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s