Guerra contra comercio de semillas de marihuana

Las teorías prohibicionistas acostumbran a acusar al usuario como responsable por la existencia del tráfico de drogas, lo que suele generar muertes y violencia. Pero afortunadamente la popularización del cultivo casero de marihuana comienza poco a poco a destruir ese mito, ya que la figura del intermediario del comercio de drogas ilícitas no ingresa en este contexto.

Claro que, aún así, el cultivo de cannabis sativa para uso personal continua siendo blanco de intensa represión, aún cuando el cultivo de marihuana sigue las leyes más básicas de la agricultura. La práctica sólo depende de contar con buenas semillas, tierra, agua y luz.

Es justamente este comercio de las semillas lo que viene causando gran polémica. Y es que lo que podría funcionar como alternativa a lo “peligroso y violento” que ocasiona el tráfico acaba siendo perseguido y criminalizado, de forma “peligrosa y violenta”. La intensidad de esta clase de comercio, el de los bancos de semilla, despierta el interés de la prensa.

Las ventas son realizadas por internet previo pago con tarjeta de crédito y el envío de las semillas llega a los destinatarios por vía postal. La prensa internacional destaca que esta modalidad de cultivo casero va en aumento en distintas latitudes. Sin embargo, un caso emblemático de represión a estas prácticas alternativas al de los traficantes de drogas y al comercio de semillas lo protagoniza el activista canadiense Marc Emery, más conocido como el príncipe de la marihuana (Prince of Pot).

El es propietario del website “Emery Seeds”, uno de los mayores distribuidores de semillas en el mundo, además de ser fundador de Pot TV, de la casa de terapia Iboga y uno de los editores de la revista Cannabis Culture. No es difícil suponer que también Emery es uno de los que financian varios movimientos en defensa de la legalización de la marihuana. No todo es sencillo para Marc, ya que, por exportar semillas hacia Estados Unidos, entró en la lista de los 10 hombres más buscados por el FBI.

La historia afirma que en 2005 el gobierno canadiense negó el pedido de extradición realizado por el FBI, hasta que en 2009 el ministro de Justicia de Canadá atendió el pedido del gobierno norteamericano, y el 10 de septiembre de 2010 Marc Emery fue condenado con 5 años de prisión en territorio norteamericano. Pese a las protestas por la medida, sucedidas en más de 100 ciudades de todo el mundo, Emery fue tratado como peligroso traficante de drogas, lo que de ninguna manera impide que sus semillas hoy crezcan, entre el vigor y el orgullo, en la casa de usuarios que aún no salen del asombro por su detención.

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s