Breve historia del papel en la cultura de la marihuana

En cualquier referencia a la cultura del porro no hay que olvidar la importancia del papel, ya que es un elemento presente en casi todas las culturas que practican el hábito de fumar. El papel ha pasado por distintas transformaciones a lo largo del tiempo y hoy, como nunca, está asociado al consumo de marihuana.

En el período en el que el tabaco era consumido mayormente de forma artesanal el papel para armar cigarros atendía gran parte de la demanda. Algunos registros históricos dan cuenta que en Sudamérica, en el siglo XVI, los indios Tupinambás, utilizan para enrolar el tabaco cáscara de choclo u hojas de palmera. Esto habría sido exportado a Europa por el franciscano André Thevet, fraile y capellán de la primera expedición francesa a Brasil.

El presente, en cambio, marca un escenario muy diferente. Es que hoy, el del tabaco artesanal, es un mercado bastante insignificante para las fábricas de papel, pues predomina otra clase de comercio. Y en la actualidad se ha desarrollado la industria gracias a los usuarios de marihuana, que procuran el papel para armar los clásicos porros.

Por eso es posible encontrar papeles de todos los tipos y de diferentes marcas (nacionales e importados), en negocios de distintos rubros, que años atrás era impensable acceder tan fácilmente al papel indispensable para armar un porro. Una de las curiosidades es que los empresarios del sector, una excepción es la marca Pure Hemp – que abona a la cultura del cannabis-, no aceptan públicamente que su negocio reside allí y ocultan posiciones favorables a la legalización de la marihuana. Muchos han optado por el silencio, ya que la mayoría teme una posible persecución de los gobernantes conservadores. Varios especialistas coinciden que la situación variará cuando se produzcan cambios en la legislación en distintos países.

Una anécdota sobre este tema la protagonizó el cantante argentino Andrés Calamaro, quien en un recital  en Montevideo, se pronunció a favor de que una planta de celulosa, punto de conflicto entre Argentina y Uruguay, produjera “papel para armar porros”. El mismo músico ya ha sido protagonista por su manifiesta cultura del cannabis. El 19 de noviembre de 1994 daba un recital de rock  en la ciudad argentina de La Plata. Desde el escenario Calamaro confesó su verdadero deseo a los 100 mil fans: “Me estoy sintiendo tan a gusto que me fumaría un porrito”, comentó por el micrófono. Más tarde, una Cámara Federal lo acusó por la supuesta violación del artículo 12 de la ley antidrogas.

 

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s