Algunas consecuencias del hábito de fumar

Si algo hoy es una realidad, a más de una década del siglo XXI, es que el consumo de marihuana no reduce el número de espermatozoides en los hombres ni induce a la violencia ni alienta la holgazanería, tanto para el trabajo como para el estudio. Es bueno informarse sobre algunos de los efectos que produce la hierba, recurriendo al rigor científico y a estudios elaborados sobre la base de ningún prejuicio ni posición tomada al respecto con anterioridad.

El efecto sobre el cerebro y las llamadas funciones nobles puede en algunos casos perjudicar el comportamiento de los usuarios. El riesgo de dependencia es relativo, ínfimo, aunque en una proporción no despreciable.

La capacidad de aprender y racionalizar, así como la memoria, disminuyen, lo que también es cierto. Hace solamente tres años parecía no haber señales de que la hierba pudiese afectar las actividades cerebrales más finas, aquellas que los investigadores llaman de funciones cognitivas, que son las ligadas al proceso del conocimiento. Una novedad es que hay pruebas de esto. Quien fuma regularmente por muchos años tiene dificultades para organizar grandes cantidades de información complicada. Quien no fuma deja de percibir cinco de cada cien cambios en las reglas. Un fumador histórico comete el mismo error ocho veces de cien.

Sin embargo, una idea absolutamente equivocada es que la marihuana arruina neuronas. Aún no está comprobado por la ciencia y los diferentes estudios son bastantes ambiguos. Ciertas imágenes de las células cerebrales de ratas, obtenidos por tomógrafo, parecen ligeramente deformadas, especialmente en los puntos en que ellas se tocan unas a otras, las llamadas sinapsis. Pero en otras experiencias no se comprueba ninguna alteración. De allí que este tema aún es investigado, en busca de una conclusión definitiva.

Acerca de la dependencia a la marihuana por parte de sus usuarios hay que decir que gran parte de los fumadores activos pueden finalizar dependiendo de la hierba. Las estadísticas indican que hasta la mitad de los fumadores de esta clase pierden el control sobre el hábito y precisan de tratamiento para recuperarse. Entre los que no consiguen cura en el tratamiento presentan síntomas que agravan la dependencia, quedando desmotivados por cualquier cosa, tornándose así menos productivos en sus actividades, sufriendo depresión y con baja estima en su personalidad.

Pero bajo ningún aspecto todos los fumadores presentan este cuadro, pues un 10 % de ellos se encuentran en estado de riesgo de dependencia. Dicho en otras palabras, fumar no es ni inevitable ni sucede con frecuencia.

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s