¿Cómo escoger y obtener la especie deseada?

Es muy importante comenzar la plantación de marihuana con una buena genética. Esto es lo que uno espera de la planta: si se prefiere hierba fuerte, más relajante, para dormir, eufórica, o tal vez un poco de cada una de estas características. Existen tres especies distintas de variaciones de planta de marihuana: cannabis sativa, cannabis indica y cannabis ruderalis. Para una buena elección es indispensable la elección de unas buenas semillas de marihuana.

La cannabis sativa es una planta difícil de cultivar en un lugar cerrado, debido a la gran necesidad de luz que requiere, para alcanzar altura, además de presentar un florecimiento tardío. Las sativas son originales de las regiones ecuatoriales, por eso es que necesita luz y un clima tropical caliente. Es posible identificarla por sus largas hojas y finas, como dedos. Ella produce una onda eufórica, en lo energético y cerebral. A pesar de las limitaciones climáticas su cultivo es una gran recompensa para quien las obtiene. Se calcula que el tiempo promedio de su floración es de 2 a 4 meses.

La cannabis indica es una planta ideal para cultivar tanto en lugares cerrados como a cielo abierto, debido a que precisa de menos luz y su altura es menor. Otra característica de la variedad es que ofrece resistencia a los hongos y pestes, tiene tendencia a madurar precozmente y es densa cuando produce las flores. Estas plantas son originarias de climas más fríos. Exhiben muy buenas propiedades por su aclimatación ambiental en distintos hábitat. Puede florecer  entre 45 y 60 días. Su efecto es fuerte pero sedativo.

La restante variedad, cannabis ruderalis, no es una buena opción, si siquiera para un cultivo interno o externo. A pesar de su baja altura (el máximo de crecimiento nunca es mayor al metro y medio), de una rápida maduración, las ruderalis no producen ni cantidad ni calidad para el cultor de marihuana. Una pequeña reducción en su ciclo luminoso puede transformarse en el florecimiento precoz de la planta, con 2 a 3 agrupamientos de hojas. Pero aún así la producción y cultivo de ruderalis no puede compararse con otras subespecies, tanto la sativa como la indica.

Claro que también existen plantas hechas de cruzas entre especie, que son las llamadas híbridas. Estas pueden poseer lo mejor de las variedades de cannabis, proporcionando mayor y más rápido patrón genético de crecimiento, aunque no todo experimento consigue armonizar estas características. Nadie duda del potencial de las híbridas. Una de estas ideal reúne lo siguiente: efecto fuerte, eufórico, energético, follaje denso y baja estatura. Aunque, desde luego, todo es relativo en un mundo sensorial, en donde cada uno puede escoger qué, cómo y cuándo.

 

 

Anuncios

Acerca de marihuanainforma

Amante del cannabis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s